CLUB REPUBLICANO TERCERA REPÚBLICA ESPAÑOLA

 

EL TRIENIO LIBERAL (1820-1823)

 

San Miguel

(Evaristo San Miguel)

 

miliciano

(Miliciano Nacional, 1823)

 

EL TRIENIO LIBERAL (1820-1823)

Seis años después, el 1 de enero de 1820, se produjo el triunfo del pronunciamiento del General Rafael Riego (1785-1823), que restableció la Constitución de 1812 (Trienio Liberal). Resurgieron las Sociedades Patrióticas, muchas de ellas de carácter republicano, que desarrollaron una gran actividad. A medida que se hacía manifiesta la imposibilidad de una leal colaboración del rey con el régimen constitucional, los constitucionalistas se fueron escindiendo entre los liberales moderados, partidarios de la reforma de la Constitución de Cádiz, y los liberales demócratas, firmes partidarios del texto de 1812. Una escisión que resultaría finalmente fatal para el mantenimiento del régimen constitucional, que sería derrocado en 1823. La división entre los liberales, más que la resistencia absolutista o la intervención externa, terminaría conduciendo al fracaso del periodo constitucional, en 1823. Alternativamente, el gobierno fue dirigido por contemporizadores como Martínez de la Rosa (1787-1862), y radicales, como Evaristo San Miguel (1785-1862), sin encontrar nunca la estabilización, a causa de las actividades del monarca, que conspiraba contra el régimen constitucional.

En ese ambiente de lucha entre los liberales, se produjeron intentonas republicanas, de carácter aislado y con poca repercusión nacional, como la promovida en enero de 1821, en Málaga, por Luis Francisco Mendialdúa Barco, o como la producida a finales de dicho año, en Zaragoza, encabezada por Montarlot y Villamor. Poco después, en febrero de 1822, el coronel de la Milicia Nacional José Costa, gritó por primera vez en público "¡Viva la República y Abajo Fernando VII!", lo que ocasionó su procesamiento. Los principales líderes del constitucionalismo fueron personajes como Evaristo San Miguel, Romero Alpuente, José María Calatrava y Álvaro Florez Estrada (1765-1853). Uno de sus grupos más activos, el denominado "Los Comuneros", capitaneado por Evaristo San Miguel, fue el primero que adoptaría el color morado como distintivo republicano. La consecuencia más destacada fue la ruptura del liberalismo entre los llamados posibilistas o contemporizadores, como Martínez de la Rosa , y los intransigentes, que tendría largas y profundas consecuencias.

 

El Empecinado

Juan Martín "El Empecinado"

Riego

Rafael Riego

 

subir/volver

Textos

volver a página inicial